ESTA ES LA RAZÓN POR LA QUE NUNCA DEBES ESCRIBIR “AMÉN” EN LOS COMENTARIOS DE FACEBOOK

05 04 17 a¿Qué podría tener de malo escribir "amén" y compartir la imagen de alguien que sufre para poder ayudarlo? Eso mismo pensaba yo hasta que una amiga me advirtió sobre las consecuencias de hacerlo. De la mano de Genial.guru te cuento qué hay detrás de este hábito que no tiene ninguna buena intención. Si eres usuario de Facebook y alguien que se compadece ante el sufrimiento de los demás, seguro has notado esas publicaciones que dicen cosas como “Sé que no le darás me gusta porque estoy enfermo“ o ”Comenta amén para curarme“.


Yo era de esas personas que sufrían ante un “Sigue de largo si no tienes corazón”, hasta que una amiga me alertó sobre la estafa detrás de estos post. No hay vida que pueda salvarse con un “like“ ni enfermedad que se cure comentando ”amén": Lo único que consigues con esta práctica es llenar los bolsillos de los estafadores.
Los creadores de estos post acumulan cientos de miles de likes y seguidores para luego desmontar la página y difundir publicidad maliciosa, virus y estafas. Asimismo, se quedan con tus datos, saben dónde vives, tu fecha de nacimiento y tu correo electrónico, con lo que podrían hackear tu cuenta.
Entonces, cuando compartes estos post, los haces populares. Y cuando esto pasa, el propietario de la página gana dinero a costa de una imagen que no le pertenece de una persona que sufre.
Así que, que no te dé pena “no tener corazón“ por no compartir. Piensa que, en realidad, tu ”like" y tu “amén” solo enriquece a quienes viven para hacer daño.

Consejos de Edward Snowden de cómo protegerte en Internet

05 04 17 a2

“Cuando dices “no tengo nada qué ocultar”, dices “no me importa mi derecho a la seguridad en Internet, estoy de acuerdo con que me vigilen”.
Edward Snowden
Edward Snowden aconseja no tomar tus derechos a la ligera y únicamente visitar las páginas que utilizan conexión encriptada. Son las páginas que empiezan con "https". Los maleantes pueden robar tus archivos de trabjo, correos laborales, fotos familiares, y su destino posterior será impredecible. Por lo tanto, trata esta cuestión con mucha seriedad. Para no revisar todo el tiempo si tu conexión es segura o no, puedes instalar un plugin especial que automáticamente encriptará todas las páginas que visites.
¿Usas correo electrónico en el trabajo o compartes las fotos de tus hijos con tus amigos? Todo eso puede terminar en manos de terceros. Si quieres protegerte, instala un encriptor para tu navegador. Funciona muy fácil: envías tu correo y tu amigo lo recibe en forma de símbolos encriptados. Para descifrar tu mensaje, debe introducir una clave especial. Solo que no envíes la clave a través de un mensaje de texto ni por las redes sociales. Mejor compártelo en persona o envíalo usando algún programa que use la encripción.
Los delicuentes muchas veces se aprovechan de la mensajería instantánea. Para protegerte, usa servicios de mensajería instantánea que encripte automáticamente toda la correspondencia. Por ejemplo, Telegram, WhatsApp, Facebook, Signal Private Messenger, etc. Si alguien intercepta tus mensajes, sólo verá un conjunto de símbolos para encriptar, los cuales necesitará más tiempo que toda la vida. Sin embargo, esto no te protegerá de la curiosidad de la empresa productora del messanger: por lo general, todas las empresas tienen claves que permiten leer toda tu correspondencia y, si sucede algo extraordinario, podrán dársela a la policía.
Para evitarlo, usa un messenger con un pluggin integrado para encripción en el proceso del envío de los mensajes. Muchas veces este plugin se llama OTR: off the record, que evita su grabación. Por ejemplo, RedPhone.
Almacenar datos en las nubes tampoco es seguro. Google Drive, Dropbox, OneDrive, iCloud, todos ellos son vulnerables ante los delicuentes que pueden hackear la contraseña o usar la vulnerabilidad del sistema. Para mantener tus datos en secreto, usa un programa que los encripte. Este tipo de software crea en la computadora una carpeta donde se encriptan automáticamente y se envían a la nube. Por ejemplo, puedes instalar Boxcryptor, es gratis para el uso personal.
Si tienes que usar Wi-Fi no encriptado en un lugar público, encripta todo el tráfico (no solo el del navegador). Para esto, debes usar VPN: en otras palabras, es un canal protegido que se abre entre tu computadora y el proveedor de VPN. En el servidor del proveedor, todo el tráfico se desencripta y se envía a su destino. Puedes usar el servicio de los proveedores gratuitos, por ejemplo, VPNbook o Freevpn. Gracias a esta conexión, se creará la impresión de que te conectas a Internet desde el servidor de VPN, no desde tu computadora.
También puedes instalar el navegador TOR: si lo ajustas bien, nadie podrá darse cuenta de quién eres y dónde te ubicas.
Inventa contraseñas complicadas. Palabras sencillas, secuencias de números, tu fecha de nacimiento, tu nombre o el nombre de tu mascota son las contraseñas más inseguras. Una buena contraseña contiene letras mayúsculas, números y símbolos. También es importante inventar contraseñas diferentes para páginas, correos y redes sociales. De lo contraro, al hackear tu cuenta, la contraseña puede ser usada por los maleantes en otras fuentes también.

05 04 27 a1