EL PAPA EN COLOMBIA: SUPEREMOS EL ODIO Y LA VENGANZA PARA CAMINAR A LA RECONCILIACIÓN

07 09 17 pBOGOTÁ, 07 Sep. 17 / 10:04 am (ACI).- En su discurso a las autoridades civiles esta mañana en la Casa de Nariño en la capital de Colombia, el Papa Francisco los alentó a caminar hacia la paz y la reconciliación, superando el odio y la venganza, para así poder construir una patria que sea casa para todos los colombianos. El Santo Padre salió de la Nunciatura Apostólica, en donde se aloja en estos días que visita Colombia, alrededor de las 8:27 a.m., y en un auto cerrado se dirigió a la Casa de Nariño donde fue recibido por el Presidente Juan Manuel Santos.


A las 9:01 a.m., el Pontífice y el mandatario rindieron honores a las banderas de Colombia y el Vaticano, para luego escuchar los respectivos himnos. El conocido cantante Fonseca fue el encargado de interpretar el colombiano, acompañado de una orquesta sinfónica. También luego cantó “Puede ser”.
A continuación Santos y el Pontífice prendieron la “llama eterna” como símbolo de paz y reconciliación; y luego el Papa abrazó a un grupo de niños.
En sus palabras, el mandatario colombiano dijo: “con cuanta alegría le damos la bienvenida a nuestra querida Colombia. Lo hago como Presidente de la República, en nombre de más de 49 millones de compatriotas, y desde el fondo del corazón”.
“Gracias Santidad por venir a confirmarnos en la fe, en la unidad y en el amor”, dijo luego. “Gracias Santidad por traernos la fuente viva de la fe”.
Santos también se refirió al proceso de paz y dijo que “nos falta dar ese primer paso, el más importante de todos, el paso hacia la reconciliación. De nada sirve silenciar los fusiles si seguimos armados en nuestros corazones”.
“Por más de medio siglo nos resignamos a la violencia en nuestro suelo y las cenizas aún son brasas ardientes que debemos apagar. Necesitamos vencer los odios con la fuerza maravillosa del amor, necesitamos ser capaces de perdonar y pedir perdón”, destacó.
En su discurso a las autoridades, cuerpo diplomático, empresarios y representantes de la sociedad civil y la cultura, el Pontífice lamentó: “Es mucho el tiempo pasado en el odio y la venganza... La soledad de estar siempre enfrentados ya se cuenta por décadas y huele a cien años; no queremos que cualquier tipo de violencia restrinja o anule ni una vida más”.
“Y quise venir hasta aquí para decirles que no están solos, que somos muchos los que queremos acompañarlos en este paso; este viaje quiere ser un aliciente para ustedes, un aporte que en algo allane el camino hacia la reconciliación y la paz”.
El Santo Padre también se dio tiempo para citar a Gabriel García Márquez, el famoso escritor colombiano que al recibir el Premio Nobel en 1982 dijo que “ni siquiera las guerras eternas a través de los siglos y los siglos han conseguido reducir la ventaja tenaz de la vida sobre la muerte”.
Francisco resaltó también que solo “con fe y esperanza, se pueden superar las numerosas dificultades del camino y construir un País que sea Patria y casa para todos los colombianos”.
El Papa alabó la biodiversidad de Colombia, y expresó su aprecio por “los esfuerzos que se hacen, a lo largo de las últimas décadas, para poner fin a la violencia armada y encontrar caminos de reconciliación”.
“En el último año ciertamente se ha avanzado de modo particular; los pasos dados hacen crecer la esperanza, en la convicción de que la búsqueda de la paz es un trabajo siempre abierto, una tarea que no da tregua y que exige el compromiso de todos”.
Que este esfuerzo, exhortó, “nos haga huir de toda tentación de venganza y búsqueda de intereses solo particulares y a corto plazo”.
El Papa Francisco recordó que “el lema de este País dice: ‘Libertad y Orden’. En estas dos palabras se encierra toda una enseñanza. Los ciudadanos deben ser valorados en su libertad y protegidos por un orden estable”.
“No es la ley del más fuerte, sino la fuerza de la ley, la que es aprobada por todos, quien rige la convivencia pacífica”, continuó.
Como San Pedro Claver, dijo el Papa, detenemos la mirada “en los más débiles, en los que son explotados y maltratados, aquellos que no tienen voz porque se les ha privado de ella o no se les ha dado, o no se les reconoce”.
Luego de resaltar el importante aporte de la mujer y de expresar que la Iglesia quiere aportar a construir una Colombia justa, Francisco recordó la importancia del “respeto sagrado a la vida humana, sobre todo la más débil e indefensa” que “es una piedra angular en la construcción de una sociedad libre de violencia”.
“Además, no podemos dejar de destacar la importancia social de la familia, soñada por Dios como el fruto del amor de los esposos, ‘lugar donde se aprende a convivir en la diferencia y a pertenecer a otros’”.
El Papa luego pidió no dejar de ver a los pobres, porque ellos “sí que comprenden las palabras del que murió en la cruz –como dice la letra de vuestro himno nacional–“.
“Están presentes en mis oraciones. Rezo por ustedes, por el presente y por el futuro de Colombia”, concluyó.

07 09 17 p107 09 17 p207 09 17 p3